En la madrugada del 16 de noviembre de 1989 un comando militar entró en la Universidad José Simeón Cañas y asesinó a seis sacerdotes jesuitas, su cocinera y la hija de esta. Un cuarto de siglo después, los principales responsables de la masacre siguen libres y la alta cota de influencia política que conserva el Ejército impide que se les juzgue en El Salvador.

Archivo documental


 

Desde mucho antes de que estallara la guerra civil, agrupaciones de ultraderecha y escuadrones de la muerte solían difundir sus amenazas de muerte por medio de panfletos. Aquí presentamos una colección de hojas volantes dirigidas contra los jesuitas desde los años setenta. También se incluyen las esquelas que el gobierno del presidente Alfredo Cristiani y la Fuerza Armada publicaron un día después de la masacre de la UCA en los principales periódicos de El Salvador.

(Panfletos cortesía del Centro de Información, Documentación y Apoyo a la investigación, CIDAI, de la UCA. Esquelas cortesía de la hemeroteca de la UCA.)