En la madrugada del 16 de noviembre de 1989 un comando militar entró en la Universidad José Simeón Cañas y asesinó a seis sacerdotes jesuitas, su cocinera y la hija de esta. Un cuarto de siglo después, los principales responsables de la masacre siguen libres y la alta cota de influencia política que conserva el Ejército impide que se les juzgue en El Salvador.

Retratos


 

Los sacerdotes asesinados el 16 de noviembre de 1989 llegaron a El Salvador siendo muy jóvenes. Con el tiempo, todos estudiaron filosofía, teología y otras carreras en el extranjero, pero regresaron a dar clases a la UCA y a servir como párrocos los fines de semana en pequeños pueblos como Jayaque. Desde sus labores diarias trataban de incidir en la realidad del país. Julia Elba y su hija Celina fueron fieles colaboradoras de los jesuitas desde 1985.

(Fotografías cortesía del Centro Monseñor Romero de la UCA.)

* De clic en las imágenes para ampliar y pase de imagen a imagen con las flechas en pantalla o con las flechas en su teclado.